Una inmersión en el mundo alterado de lo etílico

HUMANIDADES Y NTICS

Señor de ménades generosas y sátiros irrefrenables, de largos cortejos llenos de vida en los que lo humano se animaliza, Dioniso parece deambular fuera de lo habitual, en esos márgenes que marcan lo salvaje, lo aparentemente ajeno, acechándonos con una mirada jocosa mientras desliza por nuestras gargantas una alteridad de la que se hace eco nuestra conciencia.

Nosotros, bebedores incansables de mitos, ingerimos el líquido que nos posee, penetrando en nuestro interior, transportándonos a territorios que antaño se imaginaban sagrados, donde el dios, desde el fondo del vaso, observaba atentamente a cualquiera que osara apurar la copa.

Solo a esos insensatos se revelaba la enigmática cara de Dioniso mirando de frente, con unos ojos más hipnóticos cuanto mayor era el grado de ingestión alcohólica.

Así ocurría en las copas usadas en los famosos symposia, adornadas con imágenes que solo se vislumbraban con claridad al acercar los labios al vaso…

Ver la entrada original 467 palabras más

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s